martes, 25 de septiembre de 2012

Más Senado

Escudo del Senado. España.
Llamadme loco, estáis en vuestro derecho, y lo respetaré. Pero aunque está de moda pedir la abolición del Senado, yo pienso que en su correcto uso puede estar una clave para el mejor funcionamiento de nuestra democracia. Y me atrevo a decir más, yo quiero más senado. 
En general está muy de moda hacer demagogia con el exceso de políticos, empiezo a no estar de acuerdo con todos esos postulados, y a considerarlos demagogia barata, y me temo que puede que malintencionada. Qué fácil es culpar de todo al exceso de políticos. Sí, el problema de España puede estar en su clase política, pero existen varias variables a analizar. Veamos, no sólo existe la cantidad, yo pienso que lo que falla es la calidad de los políticos, pero para nada su cantidad. También depende de lo que entendamos por políticos, yo lo que pienso es que demasiada gente vive cobrando sueldos por infinidad de cargos... pero estamos hablando de cosas distintas.
Senado. Antiguo hemiclo
Una cosa es que por ejemplo sobren cargos inútiles, duplicados, creados "ex profeso" a veces para "colocar" a los amigos de... y otra es ilustrar esa problemática centrándose en la figura del diputado, el senador... Ojo, que tampoco estoy defendiendo la actuación de los actuales diputados y senadores, pero en mi humilde opinión, su figura, lejos de ponerse en duda, debería ponerse en valor. La próxima vez que vayamos a votar, elijamos una lista que contenga a los diputados que de verdad van a trabajar representándonos. Es nuestro derecho, es más, es nuestro deber. Nosotros tenemos la culpa, porque somos nosotros con nuestros votos los que los sentamos ahí (mamandurrias a parte).
¿Tenemos derecho a quejarnos del mal funcionamiento de un sistema que nosotros mismos no sabemos usar? Es cierto que hay muchos factores que no dependen de nosotros, pero deberíamos entonar también un mea culpa y sobre todo, aprender bien la lección. 
Logotipo del Senado de España.
Qué facil es decir que el Senado no sirve para nada, que está lleno de inútiles que no hacen nada, que a veces ni aparecen por allí, que si sus votaciones no se tienen en cuenta, que es un cementerio de elefantes... ¡Pero parte de la solución está en nuestra mano! Es la única institución con listas abiertas, y sin embargo poca gente se molesta en elegir y conocer a sus representantes en ella.
Nos hartamos de pedir más democracia, listas abiertas, más representación... y sin embargo al mismo tiempo queremos eliminar representantes, eliminar una cámara en la que ya existe la posibilidad de elegir directamente a la persona que queremos que represente los intereses de nuestra provincia...
Los partidos aprovechan muy bien esta falta de conocimiento, jugando al presidencialismo, cuando en España no tenemos elecciones presidenciales. Las campañas electorales se basan en aclamar al líder, al "futuro presidente". Españoles, que no, que no lo votamos nosotros. Que el presidente puede ser cualquiera, legalmente, lo eligen los diputados, a quienes sí elegimos nosotros.
No nos confundamos con USA, Francia u otros países que celebran en diferentes momentos elecciones legislativas (para elegir representantes en la/s cámara/s) y presidenciales. Nosotros no tenemos eso, aunque nos lo vendan quienes se benefician de que el pueblo piense eso, el famoso voto útil...
Actualmente, el Senado está pensado como una cámara de representación territorial.
Algunas veces no me puedo contener y digo que el problema es que "en España la gente no sabe votar". Esto provoca un escándalo en los que lo escuchan, que si la gente es libre, que si cada uno tiene su opinión, que ellos tambien respetan... Por supuesto que a mi me da esactamente igual lo que vota la gente, o lo que piensa, no espero que todo el mundo opine lo mismo que yo, pero yo no me refiero a la orientación política de la gente, el partido en el que confíen. Me refiero al simple hecho de que uno eche el sobre en la urna sin haber leído nada más que el nombre de un partido. Estás eligiendo a unos diputados en tu provincia, son tus representantes, es su obligación representarte a tí, no a su partido... es tu derecho y tú deber saber quienes son antes de confiar en ellos, de lo contrario, eres casi tan culpable como ellos. 
Hablando de leer, preciosa bilbioteca que tiene el Senado.
Si has votado sin leer, sin preguntar, si no has votado, si no te involucras... no te vengas ahora a quejar, la democracia es el gobierno del pueblo, pero si el pueblo no participa y no gobierna... habrá otros agentes que ocupen su puesto, en este caso los partidos políticos y sus poderosos aparatos electorales y clientelares. Nosotros los hemos alimentado con nuestros votos y nuestra indiferencia, y ahora nos damos cuenta de lo realmente monstruosos que son.
Pero la solución no es eliminar representación del ciudadano en las instituciones concebidas para tal fin, es eliminar todos esos representantes en las empresas, todos esos asesores y personal elegido "a dedo"... Nos venden la moto de que un funcionario es un privilegiado, claro, ¿Y tu amigo el asesor que? ¿Ese apenas tiene para vivir no? No nos engañemos, no es que España tenga demasiados funcionarios, tampoco... las famosas duplicidades, no consisten en que un funcionario haga el trabajo de otro, si no en que un amigo tuyo haga el trabajo de un funcionario, y además, le pagas lo que quieres.
Hemos modernizado físicamente el Senado (nuevo hemiciclo), falta acabar de modernizar también sus funciones.
La solución tampoco es denigrar a la clase política en general, así sólo conseguiremos que, como hasta ahora, sólo accedan a ella los que en muchos casos no tenien su propia carrera profesional, o no logran prosperar en ella. Al contrario, tenemos que poner esos trabajos en un pedestal, y en consecuencia, exigir al máximo a quién ocupe esa función, sólo así conseguiremos que vuelvan a ser los mejores y no los mediocres quienes decidan ponerse al servicio de los ciudadanos. No podemos conformarnos, y por supuesto, tenemos que cumplir con nuestra parte del trabajo, es nuestra responsabilidad elegirlos bien, comunicarnos con ellos, exigirles que busquen soluciones a nuestros problemas, bajarlos del pedestal... ¡Y participar! ¡Esa es la clave!
No participar y esperar a que venga un mesías que lo arregle todo, y que mientras todo lo demás sobre, que pidamos menos representación parlamentaria, sólo nos conduce a sistemas políticos de los que en teoría escapamos. 
En conclusión, no menos, sino más, y sobre todo, mejor Senado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario